EXPOSICIÓN ARQUEOLÓGICA DE NOVALLAS (ZARAGOZA)

Historia de Novallas | Página principal

Contenido extraído de la Revista TVRIASO XII pp. 327-333 del Centro de Estudios Turiasonenses

José Angel García Serrano
Pedro Antonio Paracuellos Massaro
Luis Javier Navarro Royo

Área de Arqueología del Centro de Estudios Turiasonenses.

 

Ficha Técnica

 


Organiza:

Centro de Estudios Turiasonenses
Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Novallas

Comisariado:

José Angel García Serrano
Luis Javier Navarro Royo
Pedro Antonio Paracuellos Massaro

Colaboradores:

Diputación de Zaragoza
Escuela Taller de Restauración “Monasterio de Veruela”
Juan Luis Alegría
Domingo Baquedano
Teodoro Chueca
Lorenzo Fernández
Sofía Gil
Francisco Hernández
Mª Pilar Jaime
Miguel Angel Notivoli
Fernando Ortín
Benito Panizo
Antonio Julián Pérez
Rubén Santos

Fotografía:

Rafael Lapuente

Iluminación:

Miguel Angel Notivoli

INTRODUCCION

La idea de una exposición arqueológica en Novallas nace en el Area de Arqueología del Centro de Estudios Turiasonenses —C.E.T.—, dentro de las actividades de divulgación del patrimonio histórico-artístico de la comarca, y pronto fue asumida por la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Novallas.

La divulgación ha sido siempre una de las líneas maestras del C.E.T. como vía de conexión entre el ámbito de la investigación y de la cultura popular. En este sentido, una exposición de este tipo tiene una alta rentabilidad tanto para los investigadores como para los vecinos de Novallas. Por un lado es una oportunidad para sacar el patrimonio histórico-artístico fuera de los museos y llevarlo a los pueblos. Por otro, supone una magnífica fórmula para conocer nuevos materiales arqueológicos, que los propios ciudadanos han encontrado y conservado; así como innumerables noticias sobre hallazgos y posibles enclaves arqueológicos.

La filosofia que rige esta exposición parte de dos criterios básicos: en primer lugar, aportar materiales de todas las épocas históricas presentes en el término municipal de Novallas; a pesar de una importante bipolaridad cuantitativa y cualitativa, centrada en la época romana y en la medieval. En segundo, adecuar la presentación de los materiales a las posibilidades de la sala y al presupuesto disponible.

El montaje está planteado en base a un recorrido cronológico-temático que comienza en la prehistoria y pasando por la época romana, desamboca en el mundo medieval, tanto musulmán como cristiano, para finalizar con un aparato documental que nos conduce hasta el umbral del siglo XIX.

En cuanto a los fondos de la exposición, proceden en su mayor parte del Área de Arqueología del C.E.T., como consecuencia de su encomiable labor en favor de la defensa y preservación del patrimonio histórico-artístico de la comarca. Por otro lado, la teja con la inscripción en árabe, así como el documento de Carlos III, han sido preservados por el Ayuntamiento de Novallas. Además la exposición cuenta con algunas piezas de propiedad particular cedidas en calidad de préstamo, como la totalidad de las monedas, las fibulas, el papel aljamiado, la espada del siglo XIX y una piedra de molino de época romana.

El aprovechamiento de los medios económicos raya el ámbito de lo milagroso. El reducido presupuesto ha estado repartido a partes iguales entre el Ayuntamiento y el C.E.T. Se ha destinado esencialmente a la iluminación, la restauración de algunas piezas, fotografia y montaje.

En cuanto a los medios humanos debemos dejar constancia en estas líneas de nuestro más sincero agradecimiento a todas aquellas personas que con su colaboración han hecho posible esta exposición.

La sala presenta un espacio trapezoidal de unos 40 m2 con la pared de la entrada acristalada, un aljibe medieval de 9 m2 de superficie y 90 cm de profundidad a la izquierda, y un estrado en el fondo, tras el cual se encuentra uno de los lienzos del antiguo torreón. En el centro de este estrado se sitúa el pozo que abastecía de agua a la fortaleza medieval —fig. 1—.

La exposición consta de doce expositores además del algibe que también se ha aprovechado para el mismo fin, formando un circuito cerrado en sentido cronológico con cuatro áreas temáticas: prehistoria, mundo romano, época medieval y una sección documental.

Figura 1

DESCRIPCION DE LAS VITRINAS

Área de la Prehistoria.

Consta de un expositor en el cual se presentan diversos materiales de sílex pertenecientes a algunos yacimientos al aire libre del período Eneolítico —fig.1, nº 1—. Se ha tratado de reconstruir las diferentes fases de su proceso de fabricación, presentando desde los nódulos en estado natural, hasta algunas piezas tipológicas, pasando por los núcleos y las láminas sin retocar.

Los yacimientos donde se han recogido los materiales están ubicados en las terrazas superiores del río Queiles, dentro del término municipal de Novallas.


Mundo romano

La etapa romana es una de las más ricas en cuanto a la cantidad de materiales que arroja. Las piezas se distribuyen en tres expositores:

El primer expositor contiene nueve monedas representativas del arco cronológico romano —fig. 1, nº 2—: As ibérico de la ceca Caiscata; As hispanorromano de Augusto de la ceca Celsa; As hispanorromano de Tiberio de la ceca Bilbilis; Dupondio de Aritonino Pio; Dupondio de Faustina Augusta —fig. 2—, Antoniniano posiblemente de Marco Aurelio; Follis de Constantino; Polis de Constancio II; y Follis de Magencio.

Además se presentan algunas piezas, de diversos materiales, empleadas como ornamentos del vestuario: placa con decoración de círculos concéntricos de bronce;1 cuenta de azabache con decoración tallada;2 hebilla zoomorfa de bronce —fig. 3-; fíbula en omega de bronce; fíbula de bronce con resorte, aguja y pie levantado; y una fíbula de plata con decoración geométrica.

El segundo expositor presenta diferentes materiales utilizados en la construccion, tales como tegulae, imbrices, lateres, terracotas con decoración geométrica y algunos fragmentos de opus caementicium —fig. 1, n° 3—.

El tercer expositor muestra un elenco de los distintos tipos cerámicos representativos del mundo romano en esta zona —fig. 1, n° 4—. Destaca la selección de fragmentos de terra sigillata con decoraciones diversas —fig. 4—.
 

Fuera de los expositores nos encontramos con la volandera de un molino circular de piedra y una lápida funeraria de la segunda mitad del siglo I d. C., dedicada a Sempronia Materna por un liberto llamado Sempronico.3

Todos estos materiales proceden de diversas villae situadas en el término municipal de Novallas en relación con la vía de comunicación entre Turiaso y Cascantum.

Figura 2

Figura 3

 

Mundo medieval

La etapa medieval constituye el núcleo principal de la exposición, incluyendo materiales tanto de la cultura cristiana como de la musulmana. Las piezas se distribuyen en cuatro áreas.

La primera está formada por cuatro expositores individuales —fig. 1, n° 6 a 9— que contiene piezas de gran significación como son los restos de dos platos: uno con decoración zoomorfa, esmalte estannífero y vedrío en cobalto y manganeso —fig. 5— y el otro, de decoración geométrica con esmalte estannífero y vedrío en verde y manganeso, datados en el siglo XIV —fig. 6-.4 Una teja con una inscripción en árabe con la jaculatoria Allah es grande y misericordioso.5

Una de las piezas más interesantes es un papel aljamiado hallado en la pared de una vivienda particular. Se trata de una hoja descabalgada de un libro no identificado cuyo contenido consiste en consejos dirigidos a un tal Alí relacionados con el acto sexual.6

La segunda área —fig. 1, nº 10— la compone una mesa expositor con distintos materiales encontrados en los silos y aljibes excavados en el suelo del castillo. Se muestran varios saleros de cerámica vidriada, algunos fragmentos de copas de vidrio, restos óseos, etc.7

Figura 4

Figura 5

 

En tercer lugar nos encontrarnos con el antiguo pozo del castillo, excavado en la roca natural a una profundidad de 13 metros. El pozo se encontraba colmatado con materiales de deshecho, entre los cuales destaca una botellita de cerámica del siglo XIV decorada con esmalte estannífero y vedrío verde y manganeso8 —fig. 1, nº 11—.
 

Por último, se ha aprovechado el propio aljibe del castillo corno gran expositor —fig. 1, nº 12—. Se pretende reconstruir de manera libre el hallazgo de los materiales arqueológicos que formaban parte del relleno de estas estructuras. Se muestran innumerables fragmentos de cerámica y restos óseos presentados como si se tratara de una excavación, todo ello datado entre los siglos XIII y XV.

Figura 6

 

Apéndice documental

Para finalizar el recorrido de la exposición y a modo de soporte documental, podemos observar una serie de textos donde aparece citado el nombre de Novallas, ya sea como topónimo o como antropónimo. Los tres primeros documentos son copias de los originales y el cuarto es un manuscrito original —fig. 1, nº 13—.

El primero de ellos data de mayo de 1128 apareciendo el nombre de Novallas como el antropónimo de Garcie Sanç de Novalga.9 Se trata de una carta de donación en la que Ato Orelia, por mandato del rey Alfonso I, da al mencionado Garcie Sanç de Novalga dos yugadas de tierra en Cella y tantas de secano como pueda labrar.

En el segundo documento aparece citado por primera vez en la historia del castillo de Nouellas.10 En el documento, Lazaro, hijo de Fortum Acenarez conquistador de la villa, dona el castillo y la propia villa a la Orden del Temple. Este texto está fechado en la primera mitad del siglo XII.

El siguiente documento es un recuento de fuegos en el lugar de Novallas ordenado por los Reyes Católicos en 1495 para todas las poblaciones de sus reinos, especificando el número de familias cristianas y musulmanas de cada localidad. En el lugar de Novallas se contabilizaron en estas fechas 8 familias cristianas y 23 musulmanas.11

El cuarto documento es una real provisión de Carlos III fechada en el año 1787 que versa sobre un litigio, entre Pedro Jordán, señor temporal del lugar de Novallas, y el Ayuntamiento de Novallas, debido a unos antiguos privilegios que eximían a los viñedos de La Plana de pagar al señor el canon correspondiente.12


1. Bona López, I.J., y García Serrano, J.A., "Las Rozas (Novallas)”, El Moncayo, diez años de investigación arqueológica, prólogo de una labor de futuro, Tarazona, 1989, pág. 102.

2. Núñez, J., Albuixech, A.I., y Martínez, J. "El Lombo (Novallas)”, El Moncayo.... ob. cit., pág. 101.

3. Bona López, I.J., "Anotaciones para el estudio de una inscripción romana de Novallas", Turiaso II, (Tarazona, 1981), págs. 34-46.

4. Bienes Calvo, J. J. y García Serrano, J. A., "Castillo de Novallas", El Moncayo.... ob. cit., págs. 154 y 159.

5. García Serrano, J. A.,"Inscripción arábiga en una teja del Ayuntamiento de Novallas (Zaragoza)", Turiaso, VII, (Tarazona, 1987), págs. 275-279.

6. Cervera Fras, Mª. J., "Papel aljamiado de Novallas", El Moncayo.... ob.. cit.., págs. 171-172.

7. Bienes Calvo, J. J. y García Serrano, J. A., "Castillo de Novallas”, El Moncayo.... ob. cit., págs. 154 y 159.

8. Ibidem, pág. 157.

9. Lacarra de Miguel, J. M., Documentos para el estudio de la reconquista y repoblación del valle del Ebro, Zaragoza, 1985, doc. nº 158.

10. Ibidem, doc. nº 426.

11. Serrano Montalvo, A., La población de Aragón según el Fogaje de 1495, vol. II, Zaragoza, (en prensa).

12. Inédito, se puede consultar un resumen del original en la propia exposición.